Tabla de posiciones liga aguila

Y Charles, que para mí sigue siendo el inocente niño que se escondía en el baño del servicio para ver ducharse a Dorothy, la obesa ama de cría, el que subía al campanario de la iglesia para mear las calvas de los curas en los días de viento, el simpático mozalbete que sodomizó a todas las gallinas del Tabla de posiciones liga aguila de Buckingham… ese mismo niño, hoy convertido en lamentable hombre, se puso a llorar en mi hombro. Una auténtica y genuina llantina de borracho. Mocos incluidos. Estaba a enlace de empezar la exaltar nuestra vieja amistad.

Jeeves, Jeeves, viejo zorro, no me preguntes porqué, no intentes averuguar las razones… pero la amo. Amo a esa arpía, a esa mujer que, estoy seguro, va a golpearme y a humillarme…

Defiéndase, alteza, no me fastidie que se va a dejar pegar…

¿No te das cuenta, Jeeves, y ese es mi real drama, de que Camila es mucho más fuerte que yo? dijo mi pequeño Charles en un mar de lágrimas, Menos mal que tú sigues siendo mi amigo, buaaaaa… ¿por qué me odia todo el mundo…?

¿Habéis visto alguna vez un edificio derrumbado?

Así es como vi yo a mi Charlie, orejón, mejillas coloradas… pero en ruinas. Un hombre, a punto de ser rey, pero descendido a lo más necio de la condición humana.

Así que yo, que pensaba jubilarme y largarme a mi apartamento de Benidorm, ligar con alguna alemanota vieja y ordinaria pero con grandes tetas y podrida de dinero, he renunciado a mis sueños por Inglaterra. Me quedaré aquí, en palacio, para que el mundo no sepa que el rey de Inglaterra esconde los támpax de su mujer en sus clazoncillos, sólo dios sabe por qué oscura y retorcida razón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>