Create account

Se casan. Como la Kelly es hija de un millonario, Rainiero tiene dificultades para llegar a fin de mes, pues a Grace no le gustan los croasanes del pryca, a ella le van más los frescos, de croasantería, y en ese momento, el matrimonio tiene gustos de champán e ingresos de cerveza. Le aconsejo que apueste fuerte, con dos cojones y el tio lo hace. Convirtió a su pequeño país en una especie de gran casino con derecho a ciudadanía para millonarios, mafiosos y chusma en Create account.

Fruto del matrimonio son los tres hijos de los que voy a ahorrar epítetos. Estoy seguro de que basta con poner sus nombres en el Google y empezar a compadecer a Rainiero con los resultados. En 1982, dos disgustos: España es eliminada a las primeras de cambio en su mundial de fútbol (the naranjito year) y Grace se la pega en coche y viaja (pasando por “La Paradinha”) a la eternidad.

A mí no me extraña que a partir de entonces le haya fallado el corazón.
Mirando a sus leer aqui, añorando a su Grace… ¿a quién le apetece seguir?
Tibio Cabezabuque es un industrial malagueño. Le va fatal. Así que, en realidad, a lo que se dedica, es a repartir el correo en Valdemorillo, mi pueblo. Tampoco esto se le da bien, es un desastre, para ser honestos, pierde cartas, equivoca las direcciones constantemente y, para colmo, es un peligro rodante en su Vespa amarilla. Vive cerca de mi casa, en una casita de madera, preciosa, propiedad del ayuntamiento, y que éste cede al cartero municipal y su familia, a la orilla del embalse.

Lánguido Sobrasada es un hombre sin perfiles destacables, no tiene demasiada personalidad, carece, casi por completo, de sentido del humor, no tiene malas palabras para nadie, pero tampoco destaca por sus buenas acciones, compra el pan, ya sabes, hace la colada y sigue tirando como su limitada cabecita le da a entender. Lánguido vive al otro lado del embalse, en una casa mucho más grande que la de Tibio, pero más sosa, también; ahora bien, es de su propiedad y es el bien más preciado de Lánguido.
Tibio Cabezabuque es un industrial malagueño. Le va fatal. Así que, en realidad, a lo que se dedica, es a repartir el correo en Valdemorillo, mi pueblo. Tampoco esto se le da bien, es un desastre, para ser honestos, pierde cartas, equivoca las direcciones constantemente y, para colmo, es un peligro rodante en su Vespa amarilla. Vive cerca de mi casa, en una casita de madera, preciosa, propiedad del ayuntamiento, y que éste cede al cartero municipal y su familia, a la orilla del embalse.
Lánguido Sobrasada es un hombre sin perfiles destacables, no tiene demasiada personalidad, carece, casi por completo, de sentido del humor, no tiene malas palabras para nadie, pero tampoco destaca por sus buenas acciones, compra el pan, ya sabes, hace la colada y sigue tirando como su limitada cabecita le da a entender. Lánguido vive al otro lado del embalse, en una casa mucho más grande que la de Tibio, pero más sosa, también; ahora bien, es de su propiedad y es el bien más preciado de Lánguido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>